h1

Sobre piedras y cemento.

9 febrero 2010

Quien nos iba a decir a nosotros y nosotras que la salida a la actual crisis la iban a encontrar en tan denostado material. Supongo que a partir de ahora se dejara de emplear aquello de “menos da una piedra” para referirse a la obtención escasa o menguada de algo.

Sobre todo teniendo en cuenta que desde que estamos en crisis, y antes también a los diferentes gobiernos que campan por aquí, y probablemente también a los anteriores, la autocrítica por delante, no se les ocurre otra cosa para sortear los efectos devastadores de la tan temida crisis que invertir en cemento y en piedra.

Cemento para infraestructuras que mantengan los margenes de beneficio de las grandes empresas. Cemento para mantener unos puestos de trabajo de manera hasta cierto punto ficticio y sobre todo para ocultar el declive de un sistema económico, el que admiran e idolatran que se tambalea como un boxeador groggi.

Ese cemento que amenaza en convertirse en un tsunami (y este bastante más peligroso que el estridente ataque auditivo de la karmele marchante esa…) que arrase con nuestro ya tocado medio ambiente.

Primero las diferentes estructuras viarias, supersures, desdoblamientos, tuneles, etc…Despues el trazado de la Y vasca que genera una cicatriz a nuestro territorio que no lo une, lo separa, que no lo conecta, lo disgrega. Y todo para poder presumir de acercarnos a la capital del reino en 2 horas…Poco que decir ante tamaña visión provinciana y sobre todo poco que decir cuando ni la razón y la verdad expuesta por la red por el tren social o por diferentes estudios surgidos de la propia universidad han hecho variar tan estrabica visión.

Y otro tanto de lo mismo con el superpuerto de Pasaia, que parece más el delirio de quien se cree la reencarnación de algun faraón (y creanme que alguno de los que mandan y mucho en esto del puerto de pasaia es capaz de eso…) que una infraestructura al servicio de las necesidades reales de los pasaiarras y poblaciones limitrofes. Pues eso que cemento y más cemento.

Y al cemento le acompañan las piedras, ya sea para devastar una reserva natural de la biosfera como Urdaibai para construir un museo de una fundación privada, pero eso sí con dinero público…o lo hacen de forma más simbólica ceremonia mediante para colocar la primera piedra de una clinica privada en Bilbao, en un suelo que antes era municipal y ahora por arte de magia pues ya no lo es…

Y todo eso en un momento en el que el estado del bienestar se muestra oxidado por el abandono al que se ve sometido desde hace años y por la sobrecarga de trabajo y protección derivada de una situación de crisis como la que vivimos también aqui, en Euskal Herria.

Por que será que cuando intento poner cara a los responsables de tamaña insensatez me salen siempre las mismas, a saber, la de un señor que gobierna aqui y que comparte apellido con la versión comica y patria de superman. La de otro señor con bigote y muy bilbaino, al menos dice ejercer de tal por todos los rincones de la villa, con su vara a cuestas y la de otro señor, con apellido de ciudad, que se declara seguidor de buenos grupos de rock y parece que consigue como por arte de magia que sean esos y no otros los que vengan aparcando su show por el BEC, que suerte tiene el tio, o ¿a lo mejor no es suerte? No todos son del mismo partido, pero poco les diferencia en cualquiera de las obras antes anunciadas, matices si acasó, pero alternativas ninguna, comparten el mismo camino y me temo que rinden pleitesía a los mismos jefes o patronos que se diría en argot de fundación.

Mucho me temo que Ken Loach no se imaginaba este uso de tan inerte material cuando rodo “Lloviendo piedras”. Yo, personalmente me quedo con el uso que en algun momento de la pelicula le daban los obreros a las mismas, igualito que en el puente Euskalduna, y por similares motivos.

Pues eso que mientras Ferran Adriá o quien sea, no sea capaz de hacerlas comestibles, las piedras digo, mejor el uso de las mismas por los obreros en lucha que el que nos ofrecen nuestros dirigentes…

Anuncios

3 comentarios

  1. Pero tiene lógica Oskar. Si el “milagro” económico de Aznar y Rato se basó en el modelo especulativo que nos ha traído estas consecuencias, en las que las grandes constructoras se han convertido en mega empresas de servicios que han adquirido participaciones en todos los sectores (industrial, telco, energía…) y ahora, ahogadas por su deuda, necesitan pagar los créditos que pidieron a los botines y gonzález, ¿de dónde sacar dinero? Pues de lo mismo, del cemento y hormigón. En lugar de pagarlo el ciudadano de a pié por un piso a precio de oro, lo paga vía autopista, túnel, tren o un nuevo palacio de congresos, algo que se construye ya hasta en municipios de 600 habitantes.


  2. Nada que objetar gontzal, más razón que un santo tienes, así en poquitas lineas has conseguido explicar el porque de tanta obra y el flujo económico que hay detras de todo ello, que evidentemente no es el del reparto de la riqueza sino el de generar nuevos espacios de “oportunidades” que lo llaman ellos para seguir forrandose…


  3. Y todo movimiento está encaminado a “volver a lo de antes”… qué pena…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: